martes, 8 de noviembre de 2011 | By: Skadhi

Edgar Allan Poe, el maestro del terror gótico

Edgar Allan Poe... mi escritor favorito desde que a los 12 años cayó en mis manos su relato de "El gato negro". No ha habido ningún escritor como él, con su estilo de generar miedo con objetos cotidianos, con situaciones normales a las que dotaba de un aura especial, que impregnaba el ambiente del libro de un suspense y un miedo irracional, muy adelantado para su época.

Hablar de Edgar Allan Poe es hablar del terror victoriano, de la novela gótica, de cuentos de miedo llenos de un terror de fantasmas, miedo al pasado y de personajes atormentados, cuyos remordimientos por acciones pasadas les hacían perder la razón y realizar actos completamente irracionales. 

Edgar Allan Poe
Al igual que Lovecraft, Edgar Allan Poe es uno de los escritores más admirados del s.XIX. Y, al igual que Lovecraft, con una vida marcada por el pasado que le condicionó en su forma de escribir.

Edgar Allan Poe nació en Boston en 1809, siendo el mediano de tres hermanos. No tuvo una infancia fácil, ya que su padre abandonó a la familia al año del nacimiento de Poe, y su madre murió de tuberculosis dos años después, lo que hizo que se quedaran completamente desamparados tanto Edgar como su hermana Rosalie, ya que su hermano mayor quedó al cargo de sus abuelos. Por ello, fue acogido por la familia  Allan, de quien tomó su apellido. Pero Poe no fue feliz, su padrastro era colérico e intransigente, mujeriego y egoista, y creó una gran influencia negativa en Poe. Todo lo contrario fue su madrastra, quien si que lo quiso de verdad y lo mimó durante sus años de vida.

Durante sus años adolescentes, Poe empezó a fraguar su especial carácter. Atento y educado, pero frío y triste, jugador y alcohólico, un torbellino de sensaciones y sentimientos que le marcaron y que él plasmaba en sus libros. Su primer amor resultó ser la madre de uno de sus compañeros, él contaba 15 años, y ella treinta, y tuvo la osadía de declararse aún sabiendo que el fracaso lo tenía más que asegurado.

Pero por si algo se caracteriza su vida, es porque estuvo marcada por su boda con su prima, Virginia, de tan sólo trece años, mientras él tenía veintiséis años. Poco duró ese enlace, pues unos años después ella moriría de tuberculosis... y entonces saldría de la mano de Poe la rotunda y brutal poesía de "El cuervo"... Poe y las mujeres nunca fueron una buena combinación, o amaba a mujeres casadas, o era incapaz de expresar sus sentimientos a otras, o simplemente, no soportaba la pena por el rechazo...

La muerte de Poe es algo que, a día de hoy, todavía no ha quedado muy claro. Se sabe que apareció una noche, de madrugada, en un callejón en un estado casi de enajenación mental, preso de un miedo irracional a lo que no podía explicar... fue ingresado en un hospital, y dos días después, moría sin saberse muy bien por qué. Muchos consideran que sus historias le terminaron afectando a su estabilidad emocional, o simplemente, eran reflejo de su torturada alma. Sólo contaba con cuarenta años de edad, pero tuvimos la suerte de que nos dejara muchos relatos y cuentos de terror para poder recordarle...

Poe es para los seguidores del terror gótico el maestro de maestros, un estilo literario sin igual, con personajes muy marcados psicológicamente y el tema de la muerte como tema principal, ya sea mostrando sus manifestaciones físicas, los efectos de la descomposición de los cadáveres ("La verdad sobre el caso del señor Valdemar"), el entierro prematuro ("El entierro prematuro"), la reanimación de cadáveres ("Conversación con una momia", "La caída de la casa Usher"). De esta manera, se ha señalado con frecuencia la obsesión entre necrofílica y sádica del autor, que algunos achacan a algún tipo de represión emocional. La extraña relación de Poe con su mujer, Virginia Clemm, y sus sentimientos ante su enfermedad y muerte, explicarían la forma de ser y el permanente remordimiento de sus personajes.

Otros temas recurrentes en sus historias macabras son la venganza ("Hop-Frog", "El barril de amontillado"), la culpa y la autopunición ("William Wilson", "El gato negro"), la influencia del alcohol y el opio ("El Rey Peste"), la claustrofobia ("El entierro prematuro", La narración de Arthur Gordon Pym), etc... Es decir, miedo, culpa, remordimiento y demás trastornos que provocan un miedo irracional ante situaciones que podríamos considerar como "normales" que se escapan en un determinado momento de las manos y generan momentos crueles sin solución... El miedo real a pesadillas de nuestro inconsciente.

Edgar Allan Poe, uno de los grandes maestros entre los maestros del terror de todos los tiempos...


2 comentarios:

Shorby dijo...

Es uno de los mejores escritores del género, tiene relatos muy muy buenos.
Me encanta =)

Besotess

corazón verde...corazón de letras dijo...

De lo mejor que he leido, tanto que ahora tengo tendecias a escribir relatos de terror. Me cambio totalmente mi forma de escribir. Un saludo.

Publicar un comentario