miércoles, 12 de enero de 2011 | By: Skadhi

Gladiadora de Russell Whitfield



GLADIADORA, de RUSSELL WHITFIELD
LA FACTORIA DE IDEAS
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788498005394
Nº Edición:1ª
Año de edición:2010
Plaza edición: MADRID

SINOPSIS

Bajo el mandato de los emperadores flavios, la pasión por la novedad y el combate han dado origen a una nueva clase de guerrero: la gladiadora. Tras el naufragio de su barco, la sacerdotisa espartana Lisandra pasa a ser propiedad de Lucio Balbo, dueño del ludus para gladiadoras más importante del imperio bizantino. Obligada a luchar por su supervivencia, las aptitudes letales de Lisandra se ganan la adulación del público, el respeto de Balbo, y la admiración del gobernador provincial. Pero su talento hace que Lisandra se granjee la enemistad de la primera gladiadora y el odio de su sádico preparador, Nastasen, lo cual la llevará a enfrentarse a la prueba más importante, y tal vez mortal, de su vida.

CRÍTICA

Con sinceridad, tenemos que decir que cogimos este libro porque su portada nos gustó muchísimo. Sabíamos de antemano que no íbamos a encontrarnos una novela histórica al uso, clásica en la estructura ni en el desarrollo, pero aún así, queríamos leerla.

Hay que indicar que "Gladiadora" no es en realidad una novela histórica, sino más bien una novela de aventuras, donde el autor nos va a llevar, a través del personaje principal, Lisandra, a la Roma de los gladiadores, esa Roma de arena, sangre, sudor y crueldad que servía para diversión de la plebe. Nos lleva con un lenguaje que mezcla términos antiguos con una forma de expresión bastante moderna, lo que puede llevar, en un principio, a un poco de desconcierto por parte del lector, ya que hay momentos en que contrasta un poco ver a un gladiador hablando como lo haríamos nosotros hoy en día.
 
Si por algo se caracteriza este libro, es por contener muchísimas escenas de lucha en la arena, descripciones explícitas de los ataques, cortes y formas de aniquilar al oponente, los entrenamientos con extrema dureza en los ludus, y mucha sangre... Pero es que no debemos de olvidar que el circo romano de gladiadores era así, como cierta frase que era el lema de los espartanos, y que seguro que los gladiadores aplicaban a su vida, "tu sangre antes que la mía".

Lo que destaca de esta novela que toca un tema ya utilizado en anteriores ocasiones, es que no es un gladiador el protagonista, sino una mujer, una gladiadora, Lisandra. Al principio creímos que el autor se había inventado la existencia de circos romanos sólo de gladiadoras, pero al final del libro, él mismo indica que ha basado esta historia en una estela que encontró en Halicarnaso donde aparecían dos gladiadoras, Amazona y Aquilia, de las que tomó prestados los nombres para intentar construir la historia y vida de una mujer gladiadora, y con ello, intentar explicar que méritos podrían haber hecho para poder conseguir tener una estela conmemorativa en su nombre.

Sin embargo, el personaje de Lisandra, conocida en la arena como Aquilia, no es un personaje con el que se pueda hacer empatia desde un principio. Nos encontramos con una sacerdotisa de Atenea de origen espartano, llena de altivez, orgullo y prepotencia que rechaza ser considerada una igual con el resto de las mujeres, por lo que en los primeros capítulos, su forma de actuar y de pensar produce un ligero rechazo ya que, aún siendo una novela de aventuras con corte histórico, y viendo la época en que se ubica, tenemos nuestras serias dudas de que una mujer pudiera demostrar semejante arranque de autosuficiencia sin que ello no le costara la vida... pero aún así, el escritor consigue que con ella, nos sumerjamos en la vida de una gladiadora, tanto en el ludus, el lugar de entrenamiento, donde muchos morían durante el periodo de preparación, como en la arena, donde  había que ganarse el derecho a seguir viviendo. Con Lisandra, aprenderemos el arte de luchar, de defenderse, de sobrevivir y de matar. Con ella descubriremos la sexualidad de las mujeres de la época, la homosexualidad, o mejor dicho, la bisexualidad que predominaba en las relaciones de esos tiempos. También descubriremos la vida de una gladiadora en un ambiente del todo cerrado y aislado del exterior, donde nadie es bueno ni malo, donde la competencia es un modo de vida, donde la inocencia y la esperanza se pierden en búsqueda de la supervivencia frente a los demás.

En definitiva, nos hemos entretenido bastante con este libro que nos ofrece LA FACTORIA DE IDEAS, lleno del sudor y la sangre de los gladiadores, y que nos lleva, en un estilo narrativo bastante rápido, salpicado con toques cinematográficos, a la Roma imperial, tan proclive a grandes hazañas y a las peores vejaciones al mismo tiempo...

PUNTUACIÓN: 7. Abstenerse de su lectura quienes no soporten las descripciones violentas salpicadas de sangre y sexo...

3 comentarios:

Susana Eevee dijo...

Pues pinta la mar de interesante este libro. Tomo nota :)

Saludos^^

Babel dijo...

Jajaja, creo que con ese comentario tras la puntuación has conseguido ganar más adeptos para la novela.
Debo tener este libro por alguna estantería, voy a ver... ;o)
Besotes arenosos.

Anónimo dijo...

la lei y es muy buena esta novela, me dejó queriendo saber que le sigue al futuro de Lisandra.

Publicar un comentario