martes, 9 de julio de 2013 | By: Skadhi

"Los juegos del hambre", del libro a la gran pantalla...

Seguimos con nuestra semana especial dedicada a la literatura juvenil, y por supuesto no podíamos olvidar al género de moda en la literatura juvenil, la distopía, y junto con ello, sería un sacrilegio no hablar de una de las trilogías que han impulsado al estrellato a dicha temática: "Los juegos del hambre", de Suzanne Collins.

Estamos, como hemos dicho antes, en presencia de la trilogía por excelencia de la distopía, una trilogía que ha marcado un antes y un después en la literatura juvenil y que ha supuesto la aparición posterior de varias sagas con temáticas ambientadas en el mismo estilo.

Pero la sorpresa nos viene cuando "Los juegos del hambre" ha resultado ser la elegida para desbancar a la saga "Crepúsculo", relegando casi al olvido a la temática de vampiros, que llevaba años siendo la reina de la literatura juvenil.

Y no sólo la ha desbancado en el plano literario, sino también en el plano cinematográfico. "Los juegos del hambre" han dado su salto a la gran pantalla, y la primera parte, estrenada en 2012, ha supuesto un revulsivo para la industria del cine, que ha visto un nuevo filón en la literatura juvenil, un filón que, de momento, parece inagotable.

Jennifer Lawrence como Katniss Everdeen
En "Los juegos del hambre" viajábamos a la nación de Panem, una sociedad surgida de las ruinas de lo que una vez fue conocido como América del Norte. Debido a un fallido levantamiento de algunos de los distritos de Panem, un sorteo (conocido como la cosecha) se lleva a cabo para elegir a un chico y una chica de cada distrito, con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años, para participar en los Juegos del Hambre, una competición en la que cada concursante, llamado tributo, lucha hasta que sólo queda uno vivo. El ganador recibe el honor, regalos, comida y suministros para no preocuparse por nada nunca más. La autoridad del Capitolio utiliza los Juegos del Hambre para recordar anualmente a los 12 distritos el castigo por su rebelión hace más de 70 años.
Josh Hutcherson como Peeta Mellark
En el Distrito 12, con dieciséis años, Katniss Everdeen (interpretada por Jennifer Lawrence), huérfano de padre, se ocupa de su madre y su hermana Primrose "Prim" (interpretada por Willow Shields). Cada año, desde que tenía 12 años, el nombre de Katniss se ha puesto en la cosecha más de una vez. A cambio de este riesgo anual en el que cada vez tendrá más papeletas para entrar en la cosecha, recibe cereales y aceite para su familia.

El nombre de su hermana, Prim, que cuenta ahora con 12 años, es colocado en la cosecha por primera vez e, inesperadamente, es elegida. Para evitar el riesgo de que muera, Katniss se ofrece voluntaria para sustituirla en los juegos. Junto a ella estará Peeta Mellark (interpretado por Josh Hutcherson), el tributo hombre de Distrito 12, que ha amado en secreto desde su infancia a Katniss.

Antes de comenzar Los Juegos del Hambre, Haymitch Abernathy (interpretado por Woody Harrelson), un borracho y el único vencedor vivo del Distrito 12, se convierte en el mentor de Katniss y Peeta para enseñarles a sobrevivir durante la competición. Una vez en la arena, Katniss debe confiar en sus habilidades de caza ilegal, su sigilo y velocidad, su hábil puntería y su ingenio para sobrevivir. Encontrará una aliada en la participante más joven, Rue, del distrito 11 (interpretada por Amandla Stenberg). Pero también se encontrará con enemigos entre los representantes de los distritos 1 y 2, que están amenazados por su popularidad con el público. Pero el peligro para ella, el peligro real vendrá del propio Capitolio, obsesionado por dar un buen espectáculo para poder tener patrocinadores.




Esta es, en resumen, la trama de la primera parte de "Los juegos del hambre". Como siempre, la película no es el fiel reflejo del libro, y algunas cosas no aparecen, destacando el hecho de que en el libro, Katniss recibe el sinsajo de Madge. En la película, ella ve el sinsajo y se lo lleva a Prim, que se lo devuelve después de la cosecha.

También destaca el hecho de que, en el libro, Katniss es visitada por el padre de Peeta e incluso le deja galletas de regalo después que Prim y su madre se van. En la película, el padre de Peeta no sale, tan sólo se sabe de su existencia por una fotografía. O que el vestido de Katniss para la entrevista se supone que está cubierto de joyas, lo que hace que se vea como si estuviera en llamas debido a la luz que golpea los cristales. En el libro, por ejemplo, Katniss y Peeta se encuentran atrapados dentro de la cueva durante varios días, donde reciben regalos de los patrocinadores, hecho que en la película no ocurre. En la película, su vestido tiene un poco de fuego sintetizado que sólo se activa cuando da vueltas. O que en la película se inventan una rebelión en el distrito 11 tras la muerte de Rue, hecho que no ocurre en el libro, etc, etc... pequeñas cosas que, como siempre, hacen que las películas sean diferentes a los libros...

Ahora bien, tras estas pequeñas diferencias, (hay muchas más que no vamos a mencionar), llega el momento de poner un punto negativo a la saga, tanto a nivel de libro, como a nivel de película, y no es otro que el hecho de que la trilogía toca unos temas bastante serios que, por desgracia, no llegan a desarrollarse del todo, y si se hubiera hecho así, hubiéramos estado ante la saga más impactante de la literatura juvenil.

En "Los juegos del hambre", se toca el tema de las sociedades autoritarias, de cómo terminará siendo nuestra sociedad si las personas que mandan imponen su autoridad y prohiben la libre elección de sus ciudadanos. La división de clases, la desigualdad es evidente en toda la trilogía, pero no se profundiza en ella, digamos que no se "alecciona" para que el lector se quede impregando del mensaje, que no es otro que salvaguardar la libertad y la democracia en cualquier sociedad.

El hecho de que unos pocos controlen a una gran mayoría a su antojo, de que sólo unos pocos dispongan de todo lo que quieren y derrochen sin tener en cuenta las desigualdades y hambruna del resto, a los que explotan y usan según sus necesidades, es un tema tan interesante, tan demoledor y aleccionador, que es una pena que en la saga se haya usado como envoltorio y no como eje central. Al final, los dos protagonistas se comen la temática del libro y la escritora pierde la necesidad de profundizar en unos temas que son un guiño a las obras de Huxley ("Un mundo feliz") y Orwell ("1984"). Es la única pega que se le puede poner a una trilogía que de por si, resulta bastante espectacular...

En fin... ahora nos toca esperar... el 22 de noviembre se estrena la segunda parte de la trilogía, "En llamas"... Mientras esperamos, os dejamos los tráilers que hemos encontrado por la red para ir mitigando, al menos un poco, las ganas que tenemos de verla...













1 comentarios:

Sara Pérez Gimeno dijo...

Tengo unas ganas inmensas de que llegue noviembre para ver la segunda parte de esta maravillosa trilogía, aunque estoy de acuerdo en que hay bastantes cosas del primer libro, que en la primera película omiten o cambian, y eso me da mucha rabia. Deberían haberse centrado tambien en las desigualdades sociales, el que unos pocos manden y los demás estén sometidos, unos inmensamente ricos, los demás practicamente en la indigencia..... pero bueno, es lo que hay.

Un saludo!!!!!

Publicar un comentario